ácido hialurónico

Tener los dientes sanos, blancas y bien alineadas nos proporciona una sonrisa atractiva y bonito, pero no debemos descuidar el marco de la sonrisa, nuestros labios. Debido al paso del tiempo, aparecen arrugas en el labio, marcas de expresión, o bien cicatrices en las zonas próximas del labio. Gracias al Ácido hialurónico ahora es posible rejuvenecer la sonrisa de una manera muy natural, o simplemente dar el toque final a un tratamiento de blanqueamiento, ortodoncia, o restauración de los dientes.

¿Qué es?

El ácido Hialurónico es una sustancia que nuestro propio cuerpo genera de forma natural y se encuentra especialmente en la piel y cartílagos, con propiedades hidratantes y regeneradoras. A medida que nos hacemos mayores la presencia de esta sustancia va disminuyendo considerablemente. Se empieza a notar a partir de los 35 años, provocando pérdida de volumen y firmeza, apareciendo arrugas y envejecimiento de la piel. Con las infiltraciones de ácido hialurónico podemos hacer frente a la pérdida de volumen y arrugas producidas por el paso del tiempo, duradero y con pocas reacciones alérgicas, rando de manera eficaz las arrugas. Además tiene una gran capacidad para atraer y retener el agua, consiguiendo de esta manera una hidratación de la piel.

A diferencia de técnicas agresivas, la estética perioral con ácido hialurónico ofrece resultados naturales que no se percibirán como exagerados ni cambiarán completamente la cara del paciente. Naturalidad, suavidad, no rigidez de la piel ni tensión en las expresiones son algunas de las cualidades que ofrece este tipo de tratamiento.

Beneficios y tratamientos

Algunos de los beneficios más destacados son los siguientes:

  • Sus efectos son inmediatamente visibles desde la primera aplicación.
  • Piel más lisa, realzada, reafirmada y con apariencia más joven.
  • Gran hidratación, nutrición y creación de la estructura carnosa.
  • Suavizado de las arrugas, líneas de expresión y surcos a rellenar.
  • Expresión más relajada y joven.
  • Rejuvenecimiento.
  • Carece de efectos secundarios conocidos y de reacciones adversas.

 

tratamiento acido hialuronico
Los tratamientos más habituales y comunes donde se aplica el ácido hialurónico son los siguientes:

  • Volumen labial y perfilado de los labios.
  • Arrugas labiales o peribucales (alrededor de la boca).
  • Surcos nasogenianos (líneas de expresión a ambos lados de la nariz y la boca).
  • Eliminar arrugas y disimular cicatrices.
  • Redondeo del mentón.
  • Mejorar el espesor y la proyección labial.
  • Mejorar la definición del arco de “Cupido”.
  • Elevar las comisuras excesivamente caídas.
  • Corregir las arrugas en la zona superior del labio.
  • Disminuir el rictus facial, sin modificar la expresión.
  • Mejorar el estado y la calidad de la piel en general.

Cómo se aplica y duración

El ácido hialurónico se aplica a través de una pequeña infiltración. No es un proceso engorroso ya que se aplica anestesia local previamente. El tratamiento da resultado inmediatos y no interfiere en la vida cotidiana del paciente. Es un tratamiento totalmente reversible.

Con esta técnica queremos ser prudentes para que los resultados sean los esperados para el paciente. Es por ello que en la primera sesión se aplica una cantidad moderada de ácido hialurónico y se espera a ver los resultados una vez desinflamada la zona. Si el paciente está satisfecho con los resultados, se deja así, y sino se hace una sesión de refuerzo para conseguir los resultados esperados.

Como es lógico, este tratamiento solo debe hacerse por facultativos médicos u odontólogos especializados.

El ácido hialurónico se reabsorbe de forma natural. Hay diferentes viscosidades a utilizar según la zona. El tiempo depende de la viscosidad del material que hemos puesto, pero puede durar entre 3 meses (el más suave) a 12 meses aproximadamente.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.